Los cinco circuitos frontosubcorticales

Dentro de los circuitos corticosubcorticales destaca el subconjunto de los circuitos frontosubcorticales.

Estos circuitos unen porciones del córtex frontal con los ganglios de la base y el tálamo, constituyendo conjuntos funcionales relacionados con las funciones motoras, los movimientos oculares y aspectos relacionados con la conducta.

En neuropsicología es frecuente que se asocie semiología relacionada con el cortex frontal cuando nos encontramos lesiones subcorticales y viceversa.

Uno de los motivos en los que ocurren estos fenómenos de comorbilidad en la neuropsicología es a causa de la diasquisis o de desaferentizaciones entre las diferentes áreas cerebrales.

Por ejemplo, hoy en día, en el deterioro cognitivo leve asociado a patología vascular subcortical, muchos estudios relacionan el perfil neuropsicológico de estos pacientes con un síndrome disejecutivo, entre otros síntomas (Garret, 2004; Prins, 2005).

Actualmente se reconocen cinco circuitos fronto-subcorticales básicos en los que se interrelaciona información de la corteza frontal con los ganglios basales y el tálamo (Alexander et al., 1986). p>

Circuitos Frontosubcorticales

circuitos frontosubcorticales

Cada circuito recibe la salida des de varias áreas corticales funcionalmente relacionadas (A, B, C). Estas envían proyecciones a unas porciones del cuerpo estriado. Estas regiones estriadas envían proyecciones convergentes al globo pálido y a la sustancia negra, que a su vez se proyectan a una región específica del tálamo. Cada región talámica vuelve a proyectarse hacia una de las zonas corticales retroalimentando así el circuito.

Los nombres de los cinco circuitos frontosubcorticales corresponden a la zona de la corteza donde se origina:

· Circuito motor: Originado en área motora suplementaria e implicado en tareas motoras.

· Circuito oculomotor. Relacionado con la organización de los movimientos oculares.

· Circuito dorsal prefrontal. Implicación de las funciones ejecutivas (organización, planificación, flexibilidad, etc)

· Circuito orbitofrontal lateral. Implicado en la regulación de la conducta, especialmente la autorregulación de las emociones y la personalidad.

· Circuito cingulado anterior. Relacionado con la motivación y en la activación de la acción.

Los tres circuitos más relacionados con la conducta (dorsolateral prefrontal, orbitofrontal y cingulado anterior) tienen una especial interrelación funcional. Además los dos últimos tienen una estrecha relación con el sistema límbico permitiendo concatenar las emociones con el contexto. Estos dos circuitos (orbitofrontal y cingulado anterior) se integran ulteriormente en una red límbica. En esta vertiente límbica la amígdala permite la unión de estas estructuras en un sistema común relacionado con las funciones viscerales.

Circuitos Frontosubcorticales

Esquema de los circuitos frontosubcorticales

DM, núcleo dorsomediano del tálamo. GPI, Globo pálido interno. GPE, globo pálido externo. NST, núcleo subtalámico. SN, substancia negra. VA, núcleo anterior del tálamo.

A. Circuito dorsolateral prefrontal cuya función se integra en las cortezas orbitofrontales laterales. B. Circuito orbitofrontal medial. C. Circuito cingulado anterior.

Los circuitos B y C destacan las conexiones subcorticales amigdalinas, constituyendo la red límbica. En el caso de las cortezas orbitales mediales destaca el papel del núcleo accumbens (estriado anterior).

Bibliografía

Alexander, G. E., DeLong, M. R., & Strick, P. L. (1986). Parallel organization of functionally segregated circuits linking basal ganglia and cortex. Annual review of neuroscience, 9(1), 357-381.

Garrett, K. D., Browndyke, J. N., Whelihan, W., Paul, R. H., DiCarlo, M., Moser, D. J., ... & Ott, B. R. (2004). The neuropsychological profile of vascular cognitive impairment—no dementia: comparisons to patients at risk for cerebrovascular disease and vascular dementia. Archives of Clinical Neuropsychology, 19(6), 745-757.

Prins, N. D., van Dijk, E. J., den Heijer, T., Vermeer, S. E., Jolles, J., Koudstaal, P. J., ... & Breteler, M. M. (2005). Cerebral small-vessel disease and decline in information processing speed, executive function and memory.Brain, 128(9), 2034-2041.

Peña-Casanova, J. (2007). Neurología de la conducta y neuropsicología. Ed. Médica Panamericana 34-35.

2 Comments

  1. Eduardo Gonzalez dice:

    muy buen post. Excelente contenido y sobre todo las referencias bibliográficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Neuroanatomia del lóbulo frontal
El lóbulo Frontal

Cerrar