¿Quién era Phineas Gage?

La historia de Phineas Gage

From the collection of Jack and Beverly Wilgus.

En el mundo de la psicología, uno de los casos más conocidos y citados en la literatura científica es el de Phineas Gage.

Phineas P. Gage (1823 – 21 de mayo de 1861) es uno de los mejores ejemplos de cómo el daño en estructuras orbitofrontales puede dejar secuelas emocionales y conductuales devastadoras en el ser humano.

A la edad de 25 años, Phineas, sufrió uno de los accidentes más famosos de la historia mientras estaba trabajando.

Era un obrero de ferrocarriles y su trabajo consistía en colocar raíles en trayectos rocosos. Para ello llenaban con pólvora los agujeros previamente taladrados en la piedra y después los taponaban con una barra de hierro.

El 13 de setiembre de 1848, una explosión prematura hizo que la barra saliera disparada atravesando el cráneo de Gage por la mejilla izquierda y saliendo por el córtex frontal.

Esta barra medía 105cm de largo, 3cm de diámetro y pesaba cerca de 7 kilos.

La barra de hierro voló cerca de 20 metros, elevó a Gage por el impacto y cayó al suelo cubierta de sangre y fragmentos de tejido cerebral. Phineas cayó de espaldas también por el impacto y su cuerpo empezó a sacudirse por movimientos que se describieron como temblores, posiblemente de origen epiléptico.

Durante unos minutos quedó inconsciente aunque, poco después y para sorpresa de todos, se incorporó y se puso a hablar. Además, algunos testigos comentaron que viajó en una pequeña carreta de camino al médico e iba saludando por su nombre a personas que iba encontrando y que caminó solo hasta una habitación de un hotel local a esperar a que llegara el médico.

Pocos minutos más tarde llegaron los doctores Edward H. Williams y John B. Harlow quienes quedaron sorprendidos por la tragedia en comparación con el estado aparente del paciente. Éstos verificaron que la barra de hierro había atravesado su cabeza y Harlow fue quien describió cómo introdujo sus dos dedos índices por ambos lados de la trayectoria del proyectil. Éstos deberían encontrarse unos centímetros por delante de la silla turca.

Phineas tuvo que estar encamado recuperándose de las heridas. Tuvo una hemorragia profunda y permaneció encamado con fiebre y delirios.

Dos meses después, Phineas se recuperó de sus heridas físicas (a excepción de la pérdida de la visión del ojo izquierdo) y no se observaron afectaciones cognitivas aparentes.

Me visitó (nueve meses después del accidente) y presentaba una apariencia semejante a la que describo a continuación: buena apariencia general, se mantenía en pie totalmente erguido con la cabeza levemente inclinada a la derecha, marcha estable y movimientos rápidos y ejecutados con agilidad. [...] Su salud física era buena y me inclino a decir que estaba recuperado.

Harlow, 1868

En cambio si que había algo en Phineas que había cambiado completamente: su personalidad.

Su personalidad cambió de manera tan radical que todos sus familiares y conocidos afirmaban que Gage "ya no era el mismo".

Fue después de recuperarse de las heridas cuando empezaron a notar que Phineas estaba diferente. Tenía frecuentes episodios de irritabilidad, decía toda clase de obscenidades que antes jamás hubiera dicho, se convirtió en caprichoso, obstinado, impaciente. Se convirtió en una persona irreverente, con comentarios inadecuados a cualquiera que estuviera a su alrededor,

Empezó a organizar numerosos planes de futuro que iniciaba pero que nunca acababa porque se adentraba en otro nuevo objetivo. Perdió completamente el sentido de la responsabilidad.

Reingresó a su trabajo de capataz, en el que duró muy poco tiempo. Sus jefes, que le habían considerado como "el más eficiente y trabajador", ahora tenían que despedirlo. Después de ir de trabajo en trabajo, le contrataron en el Circo Barnum en Estados Unidos como una atracción más del espectáculo.

Phineas Gage murió de un ataque epiléptico a las 10 de la noche del 21 de mayo de 1861, doce años y medio después de su famoso y dramático accidente.

El cráneo de Phineas Gage
Actualmente su cráneo y la barra de hierro que lo atravesó, se conservan en el museo Warren de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.
El caso de Phineas Gage fue muy importante para la medicina en general. Gracias a las descripciones detalladas del comportamiento de Phineas Gage, se estableció la importancia del lóbulo frontal en la conducta elaborada del adulto.

Bibliografía

Rosselli, D. (2005). Phineas Gage, Tan y la importancia de los casos clínicos. Rev Neurol, 40, 122-4.

Damasio, H., Grabowski, T., Frank, R., Galaburda, A. M., & Damasio, A. R. (1994). The return of Phineas Gage: clues about the brain from the skull of a famous patient. Science, 264(5162), 1102-1105.

Foto principal: From the collection of Jack and Beverly Wilgus.

2 Comments

  1. amaya dice:

    el ser humano aprende a base de accidentes como el comentado y ha demostrado lo interesante que puede llegar a ser el estudio del cerebro con situaciones semejantes a esta, seguimos estudiando y aprendiendo lo que puede dar de si nuestro cerebro gracias a personas dedicadas a este tema como pueden ser las nuevas generaciones que estudian con entusiasmo y ganas de aprender como LIDIA que con su amor y dedicación hace que cada dia avancemos más en esta terrible enfermedad,,,,un saludo.

    • Muchas gracias Amaya por tu interés y tu comentario, es verdad que el cerebro todo un mundo muy interesante por explorar.
      Gracias por seguir la página, seguiré subiendo artículos que espero que sigan siendo de su interés.
      Saludos cordiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This
Los lóbulos cerebrales

Cerrar